Participan 200 jóvenes con pertenencia étnica de los municipios de Santander de Quilichao (Cauca) y Buenaventura (Valle del Cauca).
Publicado: 23 / 09 / 2020
Creado por: antoniasalazarg

El proyecto Forjar Oportunidades busca reconocer los potenciales de las personas que se identifican dentro de una etnia, en el cual se espera explotar las habilidades de trabajo y emprendimientos de estos jóvenes. 

 

  • 200 jóvenes con pertenencia étnica de los municipios de Santander de Quilichao (Cauca) y Buenaventura (Valle del Cauca). 
  • Desarrollada por la Fundación Sidoc, con el apoyo del Programa Inclusión para la Paz de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), implementado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). 
  • El Instituto de Estudios Interculturales de la Universidad Javeriana de Cali, la Cámara de Comercio de Buenaventura y de Santander de Quilichao, el SENA, la Fundación WWB y Yaqui marketplace virtual, son aliados. 

“Soy diseñador de ropa deportiva. Me encanta inventar y diseñar cosas. Con Forjar Oportunidades espero mejorar mi calidad de vida y la de mi familia. También generar empleo para mejorar la calidad de vida de otras personas”, así se presentó Marlon Vente Isaza, un joven emprendedor de Buenaventura, el día en que, por medio de una videollamada, les contó a sus compañeros cuáles eran las expectativas que tenía frente a su participación en el proyecto. 

Marlon es una de las 200 personas que desde julio está vinculado al proceso de  Forjar Oportunidades, con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), a través del Programa Inclusión para la Paz implementado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). 

De este proyecto son aliados el Instituto de Estudios Interculturales de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, la Cámara de Comercio de Buenaventura, el SENA, la Fundación WWB y Yaqui marketplace virtual, entre otras instituciones y entidades de la región. 

Esta es una iniciativa que reconoce el potencial que tiene la población étnica, a partir de su cultura y costumbres, como un aporte a la sociedad y productividad empresarial. A través de este proyecto, se movilizan y construyen imaginarios que permiten trabajar con personas inmersas en contextos de violencia e ilegalidad. “Desde la intervención desde tres dimensiones: la personal, la comunitaria y la productiva, se busca propiciar espacios de segundas oportunidades, con énfasis en el desarrollo de habilidades para la vida y el desarrollo de competencias ciudadanas”, explica Rocío Gutiérrez, asesora de proyectos de intervención de violencia y construcción de paz de la Fundación Sidoc.  

El proyecto está focalizado en la población afrocolombiana e indígena en riesgo de violencia, con énfasis en jóvenes y mujeres de Buenaventura (Valle del Cauca) y Santander de Quilichao (Cauca) y tiene, como gran apuesta, la creación de una ruta de servicios que garantice los derechos sociales y económicos, para la población que se ha vinculado. 

Formación en medio de la pandemia 

Uno de los grandes retos que tiene Forjar Oportunidades es adaptarse a la situación del COVID-19, para esto, se ajustó todo el proceso formativo a un entorno virtual. Los Forjadores cumplen con la asistencia a los talleres y jornadas de trabajo, conectados a través de la tecnología. Así como Marlon, cada uno ha compartido sus ideas, sus expectativas, su emprendimiento, sus dudas y su cultura, por medio de la virtualidad. 

Para fortalecer la estrategia de contacto que tienen los participantes con los profesionales psicosociales, el proyecto trabaja con base en los Objetos Virtuales de Aprendizaje, también se hace uso de las redes sociales para fortalecer la interacción y se ha apoyado en nuevas maneras de emprender, como las que se integraron a través de la vinculación del marketplace virtual Yaqui. 

“También tenemos algunas maneras de apoyar a los Forjadores con recargas de datos, para que permanezcan conectados con los profesionales. El proyecto permitirá que, cerca de 140 personas se inscriban a la plataforma del Servicio Público de Empleo, con la orientación del SENA y accedan a oportunidades laborales en sus territorios, también que  60 unidades de negocio sean fortalecidas y tengan un acompañamiento para promover su sostenibilidad. 

Para los Forjadores ha sido un reto muy interesante su vinculación al proyecto, poco a poco han mejorado sus habilidades de comunicación y de creación de contenidos. Gutiérrez señala que con imágenes, videos y memes los participantes han mostrado su proceso. Aunque algunas actividades tuvieron que ser replanteadas, esto no ha sido un impedimento para continuar con el proyecto.

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.