ANZORC: Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina.
Publicado: 26 / 05 / 2020
Creado por: Intercultural

El Instituto de Estudios interculturales de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali tiene como fundamento de su trabajo el buen relacionamiento con las organizaciones sociales presentes en los diferentes territorios, el sector privado, así como con las instituciones encargadas del diseño y ejecución de la política pública para la población rural del país. En ese sentido, nuestro trabajo académico e investigativo tiene como finalidad aportar a la solución y transformación de los conflictos territoriales, al reconocimiento de los derechos; y, a la construcción dialogada y concertada de la paz.

De esta manera, el Instituto de Estudios Interculturales - IEI, teniendo en cuenta los lazos de amistad y trabajo que nos unen, manifiesta su preocupación y solidaridad con la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC, ante los hechos lamentables que tuvieron lugar en la tarde del sábado 23 de mayo del año en curso, en contra de las instalaciones de su sede ubicada en el centro de Bogotá.

De otro lado, El Instituto de Estudios Interculturales reconoce y valora el gran aporte a la paz que ha liderado la ANZORC como eje articulador de las aspiraciones territoriales del campesinado y a las Zonas de Reserva Campesina, reconocidas jurídicamente en la Ley 160 de 1994 y en el Decreto Ley 902 de 2017 reglamentario del punto 1 de los Acuerdos de Paz, como una iniciativa agraria que contribuye al ordenamiento social, productivo y ambiental del territorio rural, a la construcción de la paz, al reconocimiento y garantía de los derechos políticos, económicos, sociales, ambientales y culturales de los campesinos y campesinas, al desarrollo con sostenibilidad socio-ambiental y alimentaria y a la reconciliación de los y las colombianas.

El IEI reconoce y agradece la labor comprometida del campesinado colombiano y de las comunidades afrocolombianas e indígenas en el contexto actual de la pandemia del Covid 19, toda vez que, pese a las adversidades que enfrentan, han sabido garantizar el abastecimiento alimentario, estrechando los lazos de solidaridad entre los habitantes del campo y la ciudad.

Vemos con suma preocupación la violación sistemática de derechos de los líderes y lideresas de las comunidades étnicas y campesinas a lo largo y ancho del territorio nacional. El asesinato y la violencia se ha convertido en el eslabón de una cadena que comienza con la estigmatización del contrario (fake news), luego se le persigue para cerrarle espacios sociales, políticos y económicos; lo anterior, crea las condiciones para su criminalización (low fire). Finalmente, este protocolo de exterminio significa la muerte de los líderes sociales.

En ese sentido, el IEI considera importante que las autoridades competentes establezcan la realidad y gravedad de los acontecimientos que se viene registrando de manera sistemática frente a miembros de organizaciones sociales como ANZORC, CNA, FENSUAGRO, ANUC, ONIC, CRIC, ACIN, PCN y otras organizaciones afrodescendientes. Toda vez que se trata de hechos que atentan gravemente contra la dignidad e integridad del tejido organizativo de nuestra ruralidad. Invitamos, hasta que no se demuestre lo contrario, a seguir directrices de precaución y de actuación sin daño, para no ver el acontecimiento reciente en la sede de ANZORC, como una situación aislada o meramente vinculada al daño causado a un bien o propiedad ajena.

Hoy en Colombia, estamos en un cruce de caminos: los factores de la violencia se siguen acumulando, buscando un cauce de salida que recurrentemente estalla generando violencia y destrucción. Frente al anterior panorama, es necesario construir un nuevo camino en el que se conjuguen positivamente liderazgos con visión amplia e integradora, procesos de reconciliación y diálogo, planes de autonomía y desarrollo económico, inversión en bienes públicos en lo rural, fortaleza organizativa social, pública y privada para crear experiencias demostrativas que nos señalen la posibilidad de futuro.

La violencia, como la pandemia, parece ensañarse con los más débiles. Y, es justo allí, en nuestra despensa alimentaria, de cultura y de vida, donde se están encubando las condiciones para una tormenta perfecta. ¿Seremos capaces de desactivarla?

 

Instituto de Estudios Interculturales

Pontificia Universidad Javeriana de Cali

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.