La mente detrás del proyecto es Vanessa Giraldo Escobar, estudiante de octavo semestre de Biología.
Publicado: 09 / 03 / 2020
Creado por: daniela.ferrin
Estudiante de Biología

En las calles solitarias, en las calles oscuras, en las calles donde hay demasiados hombres; en las calles donde transitan pocos o un solo hombre; en los descampados, en las obras en construcción; en el transporte público, en los parqueaderos, en los corredores de centros comerciales; en un taxi, en la parada del autobús; en la universidad, en el salón de clases, en una reunión con profesores, en la esquina de la casa, en la casa… en su propia habitación. 

El 46% de las mujeres se sienten inseguras en Colombia, según un informe revelado por el Dane en octubre pasado.  Durante este mismo año se presentaron 571 casos de muertes violentas de mujeres, señaló el Observatorio de Feminicidios en Colombia. La última fue asesinada el 31 de diciembre. 84 de estos casos se dieron en el Valle del Cauca. 

Esta situación fue la que llevó a Vanessa Giraldo Escobar a pensarse una aplicación que sirviera de apoyo a las mujeres que se encuentren en una situación de emergencia. 

Ella tiene 24 años, está en octavo semestre de Biología, y ha vivido momentos en los que se ha sentido intimidada. Dice que necesita “hacer algo para tratar de cambiar una realidad alarmante que no se detiene”.

Sorority es una herramienta que nace a partir de una necesidad que tenemos las mujeres de combatir el peligro. Por ejemplo, en lo que va de este año se han presentado 22 feminicidios. Eso es mucho”, lamentó.

El proyecto de Vanessa, que se ha convertido en su trabajo de grado, tiene el propósito de crear una aplicación “que nos comunique en un radio no mayor a dos kilómetros, porque encontramos que llegan más rápido las personas que están cerca que las mismas autoridades”, reveló.

Al ingresar a la plataforma la usuaria se encontrará con tres botones de pánico: uno que la comunicaría con otras mujeres que hayan descargado la aplicación; el segundo, que alertaría a las autoridades, y el tercero que le conectaría con alguien de confianza a quien le pueda enviar su ubicación.

“Esta idea surge porque en muchas ocasiones llegaba muy tarde de la universidad y mis papás no me podían recoger; tenía que entrar caminando hasta mi unidad y siempre estaba el miedo, la oscuridad, las personas que están por ahí que te gritan cosas, que te faltan al respeto. También nace de una necesidad personal después de pasar por una relación complicada”, explicó la estudiante. 

Cuando le preguntan cómo es que una futura bióloga está a punto de transformar el día a día de las mujeres que se sienten vulnerables, asegura que esto se debe a que descubrió la chispa del emprendimiento cuando decidió hacer la opción complementaria en Creación de Empresa. 

“Me encontré con profesores que me dieron las herramientas suficientes para sacar adelante una idea como Sorority. Una de estas profesoras fue Carmen Lozano, de Creatividad e idea de negocio, quien me ha acompañado y encaminado en todo el proceso”, agregó. 

Entre las personas que han brindado su apoyo a Vanessa para que este sueño sea una realidad están el director de Biología, Mateo López-Victoria, y el director de Ingeniería de Sistemas y de Computación, Gerardo Mauricio Sarria. “Por ahora estamos buscando quién nos desarrolle la interfaz para que empiece a funcionar. El propósito es que antes de un año esté lista para descargarse”, detalló.  

Para tranquilidad de esas mujeres que están buscando cómo sentirse acompañadas, la aplicación tendría unos filtros que permitirá conocer quién está descargándola y entrando a la comunidad de la plataforma. “Quiero que sea una app muy segura de mujeres que se conocen entre sí. Me gustaría poder disminuir el número de víctimas de feminicidio, principalmente en Colombia”, aclaró.

En principio, Sorority funcionaría solo en Cali, pero su creadora espera poder llegar muy lejos e impactar a mujeres de otras fronteras. 

Cabe señalar, por ejemplo, que en México, el 75,9% de ellas manifestó no estar tranquilas en sus ciudades, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana. 

En Argentina, el 80% de las féminas declararon lo mismo en una encuesta realizada por la Organización Mujeres de la Matria Latinoamericana, mientras que en Chile el 89,9% admitieron haber sufrido al menos un acoso sexual alguna vez en su vida, según la Duodécima Encuesta Nacional de Corporación Humanas del año 2017.

"Creo firmemente que la sororidad nos puede llevar muy lejos. Quiero invitarlas a que se unan a este proyecto, le echen un vistazo y se inscriban para que nos cuidemos entre nosotras y seamos un colectivo cada vez más grande y más fuerte. Como dicen por ahí, no somos machos, pero somos muchas", puntualizó. 

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.